martes, 2 de agosto de 2011

Que el fracaso es un estafilococo de diseño que alguien implantó en la mente del ensueño desahuciado de Occidente.

Me da pena la vida, el leve esfuerzo con que de cuando en cuando decimos ser felices ignorando tranquilos el lado del mundo que grita. Me dan pena la envidia, la codicia y el derroche; pequeños rateros que todos censuran y pocos evitan. Me lastima la negación de la certeza, la avalancha de cumplidos, la pedante galantería del poder miserable. Pero alimentamos la bestia cinco o seis veces al día con toneladas de aplausos y elogios. Soportamos la humillante victoria de la palabra azul o roja con una sumisión que ya hubieran querido los curas del siglo pasado y aseguramos ser más ateos de lo probable. 



[...]

Me agobian las medianas,
las frases que están hechas,
los que nunca saludan y los malos profetas.

Me fatigan los dioses bajados del Olimpo
a conquistar la Tierra
y los necios de espíritu.

[...]


Ideario - Francisco M. Ortega

2 comentarios:

  1. A mi me alegra que sigas escribiendo cosas como esta! =) I like it!

    ResponderEliminar
  2. Tan real como deprimente...
    A menudo miramos para otro lado cuando oyemos el grito herido del lado menos amable de la vida.
    pd: sublime.

    ResponderEliminar