jueves, 4 de agosto de 2011

Muestre aquí su vanidad, haga un alto en su pudor, que mañana Dios dirá.

La época de los jóvenes estudiantes que atraviesan la universidad de noche en noche de jueves cruzando los dedos porque pasen bien y pronto los exámenes. La de los hombres y mujeres con horario de 8 a 3 que se convierten en expertos del solitario de Windows a ver si, entretanto, el de al lado le arregla los informes. La época de las discusiones a gran escala y las catástrofes vendidas a modo de best seller. La de los centros comerciales y el olor a monte quemado en verano. La baja temporada de los que buscan refugio en el óxido de los días. Y no lo encuentran. El agosto de los vendedores de fe, la recesión de los que apostaron al cinco. La época de los hechos condenados al olvido y la de los fríos coches oficiales de postín. El gran momento de los adictos al lujo de ver doble su fortuna. De los carteles anunciando el viejo cuento de la política social en los bajos de algún edificio en ruinas y de los ancianos relegados, con suerte, al oficio de niñera. La era del chico cajero con estudios y el padre en puros apuros. La del estático peligro en cifras, la de la maldición constante. El periodo de prueba de la vida post-moderna.



Ya quisiera yo ser librepensador,
no oír el rugir de tripas de tantos, ni su llanto, ni su dolor,
establecerme correcto, filósofo, neutral, independiente,
manejarme bien con toda la gente.

Ya me gustaría a mí alinearme con los no violentos,
regalar flores, descalzo, arrancadas de algún tiesto,
sin tener que poner la otra mejilla para nadie,
a no ser amenazado por ningún indeseable.

El caso es que me afectan las cotidianas tristezas,
la de los supermercados, la del metro y las aceras,
también las que me quedan lejos,
las de los secos desiertos, las de las verdes selvas.
 


Ya quisiera yo - Ismael Serrano

4 comentarios:

  1. Sabia yo que ibas a hacerlo, y vuelves a hacerlo genia!! =)

    ResponderEliminar
  2. La época en que las palabras salen a la calle. Palabras como las tuyas, palabras que desnudan a la vida.

    ResponderEliminar
  3. Bello,conciso y desgraciadamente, real.
    P.O.B
    (que te quiere y añora)

    ResponderEliminar
  4. Nos hemos confundido de época en la que nacer, o tal vez, en nacer, pero algo habrá qué hacer.

    ResponderEliminar